Utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros servicios, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

26.04.2017 17:41

Las administraciones renuevan su compromiso con GENyO

Los consejeros de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, y de Salud, Aquilino Alonso, han firmado un convenio de colaboración en el que la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada y la compañía biomédica Pfizer renuevan el compromiso que adquirieron en 2007 cuando se puso en marcha el Centro de Genómica e Investigación Oncológica (GENyO), ubicado en el Parque Tecnológico de la Salud (PTS), para seguir impulsando la investigación la medicina personalizada.


Responsables de las instituciones tras la firma del convenio del Centro GENyO.

Esta extensión del convenio, con una vigencia de cuatro años, incorpora también al Servicio Andaluz de Salud (SAS), y en el acto de la firma además de los consejeros autonómicos asistieron el alcalde de Granada, Francisco Cuenca; la rectora de la UGR, Pilar Aranda; el gerente del SAS, Mariano Marín; la directora gerente de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, Ana Madera, y el director general de Pfizer, Sergio Rodríguez.

Aquilino Alonso ha afirmado que, en estos diez años, “GENyO ha demostrado la importancia de tejer alianzas, que se plantean principalmente en aquellas enfermedades de alta prevalencia y morbimortalidad como son el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas o la diabetes, así como para actuar sobre los factores de riesgo que dan lugar a las mismas”.

Para el titular de Salud, “hablar de GENyO es hablar de búsqueda y hallazgo de nuevos mecanismos determinantes y dianas terapéuticas para problemas de salud que aún nos plantean serios retos y que, en su mayoría, tienen gran impacto social, pero escasa rentabilidad comercial". Por ello, impulsar GENyO “es avanzar hacia una medicina de precisión, una medicina personalizada que permita adecuar las soluciones a la necesidades específicas, ganando en efectividad y eficiencia”.

Esta orientación del esfuerzo investigador ha permitido que el SAS se haya incorporado a la primera línea de registro de patentes, siendo la primera entidad española en patentes en el sector de la salud, la segunda entre las administraciones públicas –por detrás del CSIC-, y la cuarta incluyendo al sector público y al privado de cualquier área, según el informe de la Agencia Española de Patentes. De hecho, entre 2012 y 2016 se han protegido once patentes en GENyO.

Por su parte, el consejero Ramírez de Arellano ha definido GENyO como “ciencia con mayúsculas con sello andaluz” y ha recordado que la I+D+i “está incompleta si no se multiplica por otra ‘i’ más, la de inversión, tanto pública como privada”, como en este caso, en el que aúna esfuerzo público y el de la compañía Pfizer.

La rectora ha destacado que GENyO “es un auténtico ejemplo de la mejor transferencia del conocimiento, ya que este centro concentra investigaciones punteras en materia de genética y genómica con la posibilidad de que nuestros grupos de investigación colaboren con científicos del SAS, a la vez que formamos a estudiantes de la Universidad”.

El director de Pfizer ha subrayado el compromiso de la compañía farmacéutica “de apoyar la investigación para mejorar la salud de las personas, que es una de nuestras prioridades, y la colaboración que mantenemos desde hace diez años con el centro GENyO es un ejemplo de ello”.

GENyO es actualmente el centro de investigación de la Junta de Andalucía con mayor grado de autofinanciación (61%) a través de ingresos propios (servicios de investigación, costes indirectos y ayudas competitivas). Cabe destacar la financiación obtenida por el proyecto europeo Iniciativa de Medicamentos Innovadores, el único liderado por un grupo español, con un presupuesto de 20 millones de euros, o la ayuda de la entidad Howard Hughes Medical Institute, que se concede sólo a 28 investigadores prometedores en el ámbito mundial.